Cae el jefe de Guerreros Unidos, cártel vinculado a la desaparición de los 43 estudiantes

Fuerzas federales de México arrestaron a Nicolás Nájera Salgado, jefe del cártel Guerreros Unidos desde 2014, informaron este lunes autoridades que investigan la presunta participación del detenido en la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

“Líneas de investigación permitieron conocer que Nájera Salgado se encuentra presuntamente relacionado con la producción y tráfico de drogas hacia Estados Unidos“, indicó la secretaría de Gobernación (Interior) en un comunicado referido por la agencia AFP.
Además “se presume que este sujeto está vinculado a los hechos del 26 y 27 de septiembre de 2014”, cuando desaparecieron los 43 estudiantes en Iguala (Guerrero, sur) a manos de policías locales vinculados al cártel Guerreros Unidos, añadió.

Nájera Salgado, a quien apodan “El May”, fue detenido “por el delito de delincuencia organizada” en las inmediaciones de Coajomulco, en el municipio de Huitzilac, en el estado de Morelos, vecino de Guerrero.

Enrique Galindo Ceballos, comisionado general de la Policía Federal, dijo en una conferencia de prensa en Guerrero que al ser capturado, se le incautaron tres cargadores con balas de .9 y que el caso fue enviado a la fiscalía general.

La captura del narcotraficante se hizo primero en una operación encubierta de reconocimiento con la que localizaron la zona donde estaba. Cuando los soldados y policías federales le indicaron que se detuviera, Salgado mostró una credencial apócrifa de elector, pero aún así las autoridades lograron identificarlo y arrestarlo.

Según esta dependencia, el 26 de septiembre de 2014 los jóvenes estudiantes fueron atacados por policías municipales de Iguala y la vecina Cocula, quienes los habrían entregado a Guerreros Unidos.

Al confundirlos con integrantes de un cártel enemigo, los narcotraficantes asesinaron a los estudiantes e incineraron sus cuerpos en un basurero aledaño, para luego arrojar sus restos a un río, según la versión oficial.

El 17 de octubre de 2014, la fiscalía anunció la captura de Sidronio Casarrubias, líder de Guerreros Unidos al momento de la agresión contra estudiantes.

Galindo explicó que Nájera, de 51 años, era del círculo cercano de Casarrubias Salgado, quienes fueron anteriormente los cabecillas de Guerreros Unidos, dice el sitio Milenio. Al caer detenido, la organización criminal quedó en manos de Gildardo López Astudillo.

Un año después arrestaron a López Astudillo, quien presuntamente fue quien identificó a los jóvenes normalistas como miembros del cártel rival Los Rojos y quien transmitió esa información a Casarrubias, que habría autorizado así los asesinatos.

El arresto de Nájera Salgado ocurre un día después de que el grupo de expertos que envió la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para investigar el caso de los 43 estudiantes, denunció“obstrucciones” del gobierno y supuestos casos de tortura contra al menos 17 de los 123 detenidos acusados por este crimen.